Sufrir del síndrome del impostor no es nada nuevo ni es una situación a la que hagamos frente solo los escritores. Cualquier persona, independiente de su profesión o estilo de vida, en algún momento ha sentido que no merece la posición en la que se encuentra ni el merito que ha alcanzado. No obstante, en este artículo no hablaré del impostor, ya que Gabriella Campbell nos explica muy bien de qué se trata, la confusión que existe sobre el término y cómo podemos usarlo a nuestro favor. A continuación describiré varias situaciones cotidianas que nos ocurren a los escritores, que han sido catalogadas como síndromes, y que pueden estar afectando nuestra profesión.

Hablar de escritura y apropiación cultural puede parecer conflictivo, pero es un tema en el que todos los escritores deberíamos detenernos en algún momento de nuestras carreras, en especial cuando buscamos influencia o basamos nuestro trabajo en culturas, etnias, razas, símbolos o religiones ya existentes.

En un recuadro hay un nativo americano sobre un caballo y en el otro recuadro hay una tribu africana bailando
Había una vez un mundo fantástico que, por azares del destino, era extrañamente similar a la edad premoderna de nuestra historia. En este mundo fantástico gobernaban dos grandes reinos: el de Eleonor El Justo, reconocido por su nobleza y el de Eleonora La Viuda Negra, famosa por asesinar a sus esposos y por reinar con mano dura.


Ambos le temían a los demonios Caraperro, ya que estos malvados seres devastaban los cultivos y se comían el ganado. Sin embargo, un día, tanto Eleonor como Eleonora decidieron sentarse a negociar con los Caraperro



Es una pregunta que leí en un foro hace ya más de cuatro años, cuando se atacaba con racismo puro debatía con  total respeto y tolerancia la inclusión de John Boyega como Finn en Star Wars, El despertar de la fuerza. No, no se trata de La Sirenita, aunque bien puede aplicarse en la nueva polémica.

En aquella ocasión, el usuario que realizó la pregunta se cuestionaba el beneficio que traería para él, persona blanca, ver a un personaje negro como protagonista en un medio de comunicación (lo he transcrito de la mejor y respetuosa manera posible). Sé que muchos se hacen la misma pregunta, por lo que hoy intentaré explicarlo desde mi punto de vista, NO HABLO EN NOMBRE DE LA COMUNIDAD NEGRA.



Empecemos. Será un artículo que puede levantar ampolla, así que lee, analiza y sé empático antes de comentar.

¿Estás escribiendo tu obra magna de fantasía y te encanta como va todo? ¿No has pensado en realizarte un examen por si las moscas? Hoy traigo este listado de casi ochenta preguntas que debes hacerte sí o sí. ¿Te atreves? Vamos, relájate.


Un hombre negro con afro está fumando una pipa en un escritor cubierto de hojas mientras escribe

Como artistas, nos escandalizamos cuando escuchamos que alguien intenta imponernos restricciones y condiciones al momento de escribir, pero la verdad es que nosotros mismos nos hemos encargado de tirar por la borda el concepto de libertad creativa bajo pretextos que en ocasiones son inverosímiles.



Seamos honestos, la serie Juego de Tronos nos ha regalado un sinfín de escenas de sexo gratuitas, desnudos que nadie pidió (como los de la prostituta Ros), violaciones, quizás innecesarias y tramas que sobraron (como las del secuestro de los dragones en Mereen).

Una de esas tantas escenas y tramas sobrantes, de acuerdo a lo que observo en redes sociales, es el romance quinceañero entre dos personajes secundarios: Gusano Gris y Missandei. No obstante, hoy voy a desbaratar la idea de que su inclusión sea en vano y a demostrar cómo dos personajes con una participación mínima pueden desarrollarse y madurar a la perfección.

Antes de empezar, aclaro que no es la primera vez que hablo de Juego de Tronos en el blog, pues hace algunos años usé la novela de Martín para tratar las alineaciones éticas y morales de los personajes en nuestras historias.

Missandei y Gusano gris, personajes Juego de Tronos

Llevar un blog es una tarea bastante laboriosa y, para muchos, un esfuerzo que puede robarles tiempo valioso (este año Antro Narrativo cumplirá 4 años de estar al aire, así que, aunque todavía me considero nuevo en esto, sé de qué estoy hablando).

Investigar sobre un tema, escribir el artículo, editar el artículo, borrar el artículo, escribirlo de nuevo, buscar imágenes adecuadas, optimizar la página, compartir los artículos sin spamear. En fin, es un proceso de nunca acabar. Sin embargo, se puede caer en el error de convertirlo en algo mecánico y olvidamos un aspecto de suma importancia: conversar con los usuarios. Oír y hablar con tu blog es una de las claves para el éxito del mismo.


Paperblog : Los mejores artículos de los blogs Web Statistics