Ready Player One el libro y la representación de minorías: los negros

Lo confieso, cuando vi Ready Player One quedé encantado. No porque fuera una graaan película, aunque no es mala, sino porque me considero un amante de los videojuegos, de las películas y de las series ochenteras; es decir, soy un amante de la cultura pop estadounidense (seamos honestos, poco o nada nos interesan esos mismos años a nivel local).

Desde ese día me propuse a leer la novela. Quería saber qué tanta fidelidad había y cómo aquello, plasmado en la cinta de Spielberg, me emocionaría en letras. Además, la peli me dejó cierta desazón que debía confirmar o descartar. 

¿Cómo me fue? El título lo dice todo.


Empezaré por aclarar que destriparé la historia y me enfocaré más que nada en el libro. ¿Empezamos?

Racismo

Aunque estamos en el año 2045, y no hay ningún dato que nos diga lo contrario, parece ser que las cosas no han cambiado mucho en cuanto a la discriminación racial. Todavía existe. 

Pero ese no es el punto, no venimos a confirmar algo que deja claro el autor en su libro, vamos a analizarlo desde dos aspectos interesantes: 

El primero es el de la representación. Estamos frente a un gran fanático y un friki, un hombre que escribió sobre lo que le gustaba y, a lo mejor, lo hizo sin pensar en nada más que divertirse. El paraíso de todo autor. 

Sin embargo, es una nostalgia puramente blanca. Ready Player One borra la experiencia negra de los 80. Si eres un nerd y escribes un libro plagado de referencias, ¿cómo carajos no mencionas a Michael Jackson, Mr T, Prince, El Principe de Bel-Air o hasta el recordado Gary Coleman? ¿Dejas por fuera a iconos como Blade, Pantera Negra, Axel Foley (imagino que no sabes quién en este) y Pantro? (sí, siempre hemos sabido que Pantro es negro aunque no lo digan).

No quiero ser malinterpretado y en ningún momento estoy diciendo que el escritor sea racista o que Ready Player One deba incluir tooodas las referencias de cada persona según sus gustos, no faltaba más. Hablo de un libro "infestado" de referencias musicales, del cine y los videojuegos que nos da a entender que no hubo aporte alguno de la cultura negra. ¿Los ochenta sin Michael Jackson? Por lo menos en la peli nombran Thriller. 

Los 80 fueron una era de integridad cultural y lucha en los Estados Unidos para la raza negra, pero parece que no fue suficiente para Ernest Cline.


Axel Foley o
Un detective en Beverly Hills
El segundo aspecto a analizar es el abordaje, un tanto superficial, de la discriminación racial.

Sabemos que el mejor amigo del protagonista se llama Hache y su avatar es descrito como alto, ancho de hombros, blanco, pelo negro y ojos castaños. No obstante, en la página 344 de mi libro, el autor revela uno de los mayores secretos: Hache es una mujer negra, gorda y lesbiana llamada Helen. Nos encontramos ante un triple simbolismo. El personaje simbólico es usado por los artistas para demostrar que apoyan la diversidad cultural, sexual, étnica, etc., pero, como tal, su verdadero objetivo es evitar señalamientos por parte de las minorías. 

Siendo malpensado y conspirador, Ernest, en un movimiento matemático de ajedrez, incluye a cuatro personajes de un plumazo: uno femenino, uno negro, uno obeso y uno gay, los tres últimos quizás los únicos que aparecen en todo el libro. Con eso le basta para gritar a los cuatro vientos que es un escritor inclusivo y que con su obra las minorías, que pelean por lo politicamente correcto, se ven reflejadas.

Intercedo. Muchas mujeres negras, obesas y lesbianas se sentirán identificadas con este personaje, pero solo hasta el final del libro y de manera bastante superficial. La realidad es que una buena representación de cualquier minoría requiere más que solo mencionar que está allí. Sugiere un esfuerzo real.

Ni qué decir de la piel color chocolate de Hache. Eso no se hace, querido Ernest.

Abordando más a fondo el asunto del racismo como parte de la historia, el autor tuvo en sus manos una gran oportunidad para plasmar, por medio de su utopía, la situación que enfrentan muchas personas negras en la actualidad con la Internet (¿ocultar tu raza para evitar que sea usada en tu contra? ¿Cuándo? ¿Dónde?). 

Sé que alguno puede decir que no es el tema de la película y que Hache es secundario (no tan secundario, es el mejor amigo durante todo el libro), pero el hecho de que la chica le cuente al protagonista que usa un avatar de hombre blanco para evitar el acoso por cuestiones raciales y de género no debió tomarse tan a la ligera. Al menos yo lo hubiese usado mejor. Habría ahondado, al menos un poco, en el por qué la negación de su propia identidad, las ventajas y los beneficios que ser hombre blanco heterosexual conllevan. Al contrario, a Ernest no le importó nada más allá de su propia experiencia como hombre blanco heterosexual, como quedó demostrado en este párrafo:

Manteníamos contacto desde hacía años, compartíamos un grado muy elevado de intimidad. Nuestra conexión se había establecido a un nivel puramente mental. Yo la comprendía, confiaba en ella y la apreciaba como amiga. Nada de todo eso había cambiado, ni cambiaría por algo tan circunstancial como era el sexo, el color de la piel o la orientación sexual.

Podemos pensar que el prota es un tipazo y acepta a su amiga como es. No, lo que está haciendo Parzival es actuar como las personas que argumentan no ver el color de piel o la raza sino a la persona y se está victimizando, sin detenerse a pensar siquiera en por qué Helen decidió ocultarlo. Las cosas que Parzival considera intrascendentes (su género, su negritud y su orientación sexual) son las que conforman, por así decirlo, la esencia de Hache. 

Concluyo este tema sospechando que las dos razones por las cuales Ernest Clide trató el asunto de la raza en su novela a vuelo de pájaro pueden ser:

1. La cultura geek es generalmente muy blanca y 
2. Le importó un pepino, todo gira en torno a su nostalgia ochentera.

En nuestro siguiente artículo hablaremos de la masculinidad, los estereotipos orientales y la representación de la mujer en Ready Player One.



Y tú, ¿ya leíste el libro? ¿Te gustó? 

3 comentarios:

  1. ¡Volviste, hombre, volviste! Ya se te extrañaba, Piper. Veo que la fuerza del evangelio jedi te ha traído de vuelta a los blogs, ¡que bien, hombre! Si supieras que ni me había pasado estos días en tú blog, creyendo que estabas aún ausente... creo que eso es totalmente creíble xD.

    Interesante tú blog; me ha dejado pensando. En lo personal creo que deberías profundizar más con ejemplos para que el tema quede del todo explicado, pues me parece que lo que señalas si bien se entiende, no se muestra con tanto ímpetu como lo deseas lograr para que se entienda de la manera más eficaz y correcta.

    Que te vaya bien, que descanses. Buena suerte con tú blog. Espero que los problemas que tenías los hayas resuelto; interpreto este blog como señal de ello. Cuídate, Piper, y hasta tú proximo blog :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, amigo. Gracias por estar al tanto del blog y de siempre acompañarme. En cuanto a lo que dices no puedo incluir más ejemplos porque Hache es el único personaje negro de la novela Ready One Player. :) Claro que quisiera extenderme mucho más, y lo haré con el otro grupo mal representado en el libro, los asiáticos y las mujeres. Mientras tanto, saludos y que se mejore todo por Venezuela, veo que el asunto está complicado.

      Eliminar
    2. Gracias, hombre. La verdad es que sí, pero de momento estoy en el extranjero y vuelvo en pocos días. Me entristece un poco, perro bueno, ya veré que hacer.

      Cuídate. Ya estoy leyendo uno de tus cuentos; espero que mi opinión te sirva de algo :)

      Eliminar

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs Web Statistics