Un relato al día: El intruso

Continuando con la publicación diaria de relatos, previo a la reactivación del blog, hoy es el turno de otra muestra de ciencia ficción. Aunque no es mi fuerte (Héroes de cajón está clasificada dentro del género), nadie puede evitar una buena dosis de viaje intergaláctico.


Les comento que ya terminé mi segunda novela, que, por ahora se llama La chica sin nombre. En estos momentos estoy en conversaciones con un lector ciego (sí, un lector ciego) para que me de su opinión sobre la forma en que caractericé a un personaje específico invidente. De esto se tratan los lectores de sensibilidad. No son censuradores, como todavía dicen algunos y tampoco están adoctrinando, como dicen otros. Nos ayudan a mejorar la representación de minorías en nuestras historias.

Por si esto de los lectores de sensibilidad le es nuevo, en esta entrada lo explico mejor. No pido que lo aceptes ni hagas uso de ellos. Solo comprende qué son.

Otro día hablaremos más a fondo del tema. Por ahora, El intruso.

El intruso


─¿Unidad Interplanetaria de Emergencias? ─preguntó Linda, cumpliendo al pie de la letra con el protocolo.

─Habla con Peterson Parker, científico número 901-2 a bordo del Artemisa 45, rumbo al planeta Xperion Norte ─La voz de Peterson era como un susurro, casi inaudible.
─Un momento confirmo su número, Doctor… perfecto. Artemisa 45, embarcación de escaneo planetario con capacidad mínima. Su ubicación en el radar me indica que lleva el curso normal y en estos momentos atraviesa el Sistema Estelar Coldwater. Además, los datos de su unidad central no me generan ninguna anomalía. Le ordeno me especifique el motivo de su contacto ─La mayoría de las llamadas que Linda recibía en navidad eran bromas de pilotos desocupados. 
─Acabo de despertar y me he encontrado dentro del armario… ¬─El timbre de la voz de Parker continuaba siendo demasiado bajo ─Le juro que no sé cómo llegué aquí. Cuando intenté salir escuché pasos en el dormitorio ¡Alguien ha abordado la nave! ¿Puede creerlo? Tal vez un polizón o un pirata… Con seguridad fui drogado y por eso no recuerdo nada. No lo sé, es tan confuso. Solicito... solicito intervención de rescate inmediato.
─Conserve la calma, Doctor… Parker. ¿Puede usted describir al intruso? Quizás el número de tripulantes del Artemisa 45 haya sido modificado y no le hayan notificado a usted… ni a nosotros, por cierto.
Durante casi un minuto no se escuchó nada en la línea.
─Doctor Parker… 
─Sí, si… es un hombre… está en la cocina y se está preparando algo… no lo sé, parece un emparedado de jamón y queso. Yo… estoy escondido detrás de una puerta y apenas puedo verlo… es alto, de cabello negro, lleva lentes gruesos ¬─La respiración del científico se aceleró y titubeó antes de lograr pronunciar algo ─¡Santo Dios! ¡Es exactamente igual a mí! ¡Exacto en todo! ¡Oh Dios mío! 
─No haga nada que pueda llamar su atención ─intervino Linda sin permutarse ─En un segundo generaré la urgencia y una flota de rescate estará allí en… dos días o tres si las condiciones climáticas lo permiten.
─¡No creo que tenga tanto tiempo! ─exclamó Parker y se oyeron ruidos, pasos, un forcejeo. ─¡Me ha descubierto! ¡Por favor! ¡Llévese todo lo que quiera! ¡No me mate! ¡Auxilio! ¡Auxi…
Minutos después. 
─¿Aló? 
─¿Doctor Peterson Parker? Habla con Linda, de la Unidad Interplanetaria de Emergencias. Hace un minuto reportó la presencia de un intruso en su nave ¿Sucedió algo?
─Vaya, que vergüenza ─dijo el hombre del otro lado con tranquilidad ─Ha sido mi culpa. Sin querer activé al Clon que me fue asignado para exploraciones en áreas de difícil acceso. Qué vergüenza, discúlpeme. Ya solucioné el problema.
─No se preocupe, es algo que pasa a menudo. Para confirmar ¿Puede usted regalarme el código de su clon?
─Por supuesto. Tres, cinco, cinco, dos, ocho, tres.
─Perfecto. Muchas gracias Doctor Parker y tenga cuidado, al parecer su clon presenta un desperfecto. Se escuchaba extraño… como si tuviera conciencia.
─Sí. Generaré la incidencia de inmediato. Le agradezco mucho.
─Ha sido un placer.
Peterson Parker dejó el intercomunicador sobre la mesa de la sala, arrastró a su doble inconsciente hasta el armario de la habitación y lo ubicó junto al esmoquin, donde debía estar. Se aseguró esta vez de cerrar con llave, notificó a la Agencia mediante un mensaje escrito y regresó a la cocina. 
Mientras comía su emparedado de jamón y queso soltó una carcajada recordando el gracioso incidente y se imaginó la cara que pondrían sus compañeros en el laboratorio cuando les contara lo sucedido. 

Fin.

Eso es todo por hoy. Si alguien sabe quién puede darme una mano con el personaje invidente de mi historia se lo agradezco.

Chao y nos vemos mañana con el último relato de este minimaratón: Un día cualquiera.

2 comentarios:

  1. Interesante cuento, y pobre clon XD. Fue entretenido de leer, pero ahora me pregunto que clase de servicio de emergencia tarda tres días en llegar... a menos que los días en dicho sistema solar sean minutos. Pudiese ser, quien sabe como funcionan esos planetas. De resto, espero no estar nunca en una emergencia y necesitar tres días para que me salven; por cosas como esas desistí de ser astronauta.

    Respecto a lo de la historia sobre el ciego no hay mucho con lo que pueda ayudar. Gracias a dios (y mira que lo digo incluso siendo ateo) tengo buena vista y gozo de salud, así que no te puedo ayudar con ello. Lo más que sé al respecto en que en España parece que las medicinas tienen puntos en las cajas para que los ciegos los puedan leer (también en algunos carteles o ascensores) y que hay puntos en las esquinas de las aceras para que ellos puedan caminar y saber que van a cruzar; de resto, mi conocimiento sobre el tema y la experiencia de vida es mínimo.

    Suerte con tú novela, y que te vaya bien :). No sé a que genero pertenezca, pero espero poder disfrutarla. Cuídate, Piper.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. gracias, viejo. En cuanto a la novela ya la tengo terminada. No sé si será de tus gustos. Me dices si buscas que te la envíe para una lectura beta. Cuídate y chao.

      Eliminar

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs Web Statistics