Bathos o cómo hacer reír en tus historias aunque no seas experto en comedia

Bathos es un término griego que se refiere al cambio abrupto en el estilo de lo que se escribe, pasando de la grandeza, lo poético o lo serio a lo mundano, regular y hasta tonto en tan solo un par de líneas. Puede no parecer un recurso muy útil para los más exigentes, pero un bathos bien realizado es una gran fuente de humor absurdo.

Como es un poco complicado explicarlo, he aquí un ejemplo de bathos, extraído de La guía del autopista galáctico, de Douglas Adams:

-¿Sabes una cosa? -le dijo Arthur-; en ocasiones como ésta, cuando estoy atrapado en una escotilla neumática vogona con un habitante de Betelgeuse y a punto de morir asfixiado en el espacio profundo, realmente desearía haber escuchado lo que me decía mi madre cuando era joven.
- ¡Vaya! ¿Y qué te decía?
- No lo sé; no la escuchaba.
- Ya. 

¿Lo cogiste? A partir de ahora vamos a ampliar un poco el concepto y aprender a usarlo en nuestros textos. Una sonrisa nunca está de más.



En la escena que acabamos de leer de La guía del autopista galáctico vemos que un momento bastante emotivo, como la cercanía de la muerte, es prácticamente arruinado por un comentario inesperado y tonto, un anticlimax.

Este término fue acuñado por Alexander Pope para explicar los errores cometidos de forma inadvertida por escritores o poetas inexpertos. Sin embargo, con el tiempo los escritores de historietas lo usaron para crear efectos divertidos. Hoy en día cualquiera puede utilizar el recurso siempre y cuando lo haga con responsabilidad, pues como explico en esta entrada, un buen chiste pierde si a continuación le sigue muy de cerca otro buen chiste. Y ambos pierden gracia si van seguidos muy de cerca por un tercero, también muy bueno.

Pero ojo, bathos puede arruinar, de forma voluntaria o involuntaria, poemas, obras de teatro o historias que tengan un tono dramático, así que si lo tuyo no es la sátira, las comedias y las parodias lo mejor es abstenerse a usarlo. El humor puede volverse en tu contra.

¿Listo?

No, Piper. Explícame una cosa. ¿Bathos es solo introducir un chiste en una historia?

En lo absoluto, para usar este recurso debes tener en cuenta que su característica básica es la transición de la valía a la tontería. Con esta técnica puedes convertir escenas dramáticas, llenas de lágrimas y de alta carga emocional en escenas torpes, retorcidas y cómicas. Ya sea a propósito o por error, bathos ofrece al público una risa inesperada.

Aunque no soy un experto, en Héroes de cajón incluyo algunas escenas y comentarios que bien podrían ser bathos. Me encanta el buen humor y la jocosidad.

Pondré un extracto de un capítulo específico.

—No esperemos a que el presidente aparezca y detenga esta locura, pues seguramente el muy maldito ya habrá abandonado la ciudad, si no el país, y al final este embrollo no lo solucionará nadie más que nosotros. Del general Meléndez, ya se lo imaginarán. Créanme, estamos solos. —Sin la presencia del general, se sentía más libre de actuar, de exponer sus ideas, de ser él mismo—. Aunque el Estado inició el desalojo de toda la ciudad, estoy más que seguro de que el Capitán no pondrá en riesgo a la comunidad. Sabe que existen unos puntos sensibles y golpeará allí, si es que su amenaza es real, lo cual dudo. En este sentido, he ordenado que los mejores hombres, los de la Agrupación de Fuerzas Especiales Antiterroristas Urbanas, se desplacen a lo largo y ancho del centro de Bogotá. El resto de personal debe distribuirse por los alrededores, cubriendo barrios y sitios emblemáticos de la capital. Neutralicen cualquier intento de saqueo y si es necesario…, usen la fuerza letal. Y recuerden, confío en ustedes.

Alguien se levantó y aplaudió, pero se sentó rápidamente al ver que nadie le seguía. 

Nos encontramos frente a una escena con un toque dramático. Se lleva a cabo una reunión. Alguien se tomó el tiempo de recitar un discurso algo magnánimo y elocuente, que se desquebrajó de la forma más tonta al final con el intento fallido de aplauso. Humor clásico de pelis.


¿Y cómo creamos un Bathos?

No hay que ser Mr. Bean para hacer reír. Introducir o crear un bathos es muy sencillo. Solo dos pasos.

1. Ilustra una escena seria, poética, dramática o hermosa.
2. Interrumpe esa escena con algo común, ordinario y poco poético. Ese será el toque de humor.

Vamos a la práctica con esta conversación extraída de la comedia radial Lo siento, lo leeré de nuevo.

MARY: John, una vez tuvimos algo que era puro, maravilloso y bueno. ¿Qué le ha pasado?

JOHN: Te lo gastaste todo.


Una pareja cuyo matrimonio está al borde del fracaso. Mary da forma al momento serio y dramático, hablando sobre el amor que sintieron el uno por el otro (es raro explicar algo obvio, pero bueno), pero como no lo especifica, su esposo John se encarga de darle vuelta a la torta y se refiere al dinero (de nuevo, no es que menosprecie tu capacidad de deducción). He ahí el bathos. Qué malo John.

Otros ejemplos:

1. José pasó los últimos momentos de su vida haciendo aquello que lo apasionaba: discutir con su esposa.

2. En la película Jurassic World hay una escena que encierra el bathos en su mayor expresión. Es bastante emotiva, Owen, el prota, va a perderse en la selva. Antes de partir se acerca a su amada Claire y le dice, casi romántico:

Owen: Si no regreso, solo quiero que recuerdes que... tú me hiciste venir aquí.


No hay que exagerar, señora

Algunas consideraciones


Hacer reír o incluir humor en nuestras historias no es tan sencillo como lo he querido demostrar en esta entrada, pero si a nuestro publico objetivo le cae bien la sátira o la comedia pura, el bathos es lo tuyo.



Ten en cuenta:

1. Debemos tener cuidado cuando insertamos bromas aquí y allá, no vayamos a romper el ritmo de una verdadera escena seria. 

2. Se debe leer comedia y ver comedia para poder escribir comedia, pero sé precavido, el humor varía con el tiempo y lo que nos hace reír hoy en día puede ser muy diferente a lo que causaba furor en los ochenta.

3. De manera involuntaria podemos incluir bathos al escribir. Una segunda lectura nos ayudará a identificarlo y retirarlo si nuestro objetivo no era provocar una risa.

4. Normalmente, los momentos serios se separan de los graciosos. Cuando se combinan a través de bathos, el cambio repentino en el tono sorprende al público y aporta el toque cómico inesperado.

5. El objetivo no es desbancar a Benny Hill, es solo incluir un toque de humor suave que sirva como respiro en la historia.

Para terminar un par de vídeos que ilustran muy bien, desde mi punto de vista, un buen humor y un mal humor.

Humor bien usado. Esta es una escena de en Dónde está el policía o Agárralo como puedas, como se tituló en España. La intervención de Leslie Nielsen, o Frank, no tiene pierde. Las pelis de este actor son una fuente excelente de documentación y sirven para pasarla bien con los clásicos. Échale un ojo. Humor puro.


Humor mal usado. Las películas de Marvel han recibido muchas críticas por el mal uso del humor. Por alguna razón, los productores incluyen e incluyen escenas cómicas donde no creo que deberían ir. 

Esta escena pertenece a la cinta Doctor Strange: Hechicero Supremo. Son trepidantes escenas de acción, con una música de fondo fantástica que te envuelve en la lucha entre el bien y el mal. Sin embargo, se ven empañadas por payasadas. Ni qué decir del momento final, cuando  Stephen Strange está frente al espejo. Nos lo hacen ver como algo épico. El nacimiento de un héroe, el ascenso... Toma tu bathos mal usado. En tu cara, fanático de los superhéroes.


Bueno, espero que les haya gustado la entrada y que en sus vidas siempre haya una sonrisa, pero por favor, no sean como Marvel.

No quiero irme sin antes proponer un ejercicio. Dejaré en el aire una primera escena y ustedes la completarán con un bathos.

Era el fin de una vida. El descenso de un héroe que lo dio todo por su país. Ahora solo deseaba agradecer a Dios, suspirar, mirar por la ventana del tren, destapar una gaseosa...

¿Qué pondrían allí?

5 comentarios:

  1. Yo pondría algo a lo...

    "Era el fin de una vida. El descenso de un héroe que lo dio todo por su país. Ahora solo deseaba agradecer a Dios, suspirar, mirar por la ventana del tren, destapar una gaseosa, y preguntarse que había fumado en su última misión para creer que aquél avión era un tren volador".

    Um... no me convence. Segundo intento:

    "Era el fin de una vida. El descenso de un héroe que lo dio todo por su país. Ahora solo deseaba agradecer a Dios, suspirar, mirar por la ventana del tren, destapar una gaseosa, y recordar, que mi libro, Luna de Plutón, está disponible en Chile, Venezuela, Panamá..."

    XD, listo, así si está mejor XD.

    Interesante entrada, Piper. Creo que cuando relea Heroes de cajón revisaré ese instante en el que haces el Bathos para ver en base a esa escena cuantos más puedo encontrar... no se me ocurre ninguno, pero sé que debe haber varios, en especial por el ritmo letno-errático que tiene la narración de esa historia en cuestión.

    Interesante entrada, supongo que para tú blog, esta publicación es un bathos en sí mismo, pasando de la representación de minorías a un tema más de humor (¿Hecho adrede o no? Me quedaré con las ganas de saber... ok, no, que estoy seguro que fue adrede cuanto menos XD). La verdad es que me sorprendió verla hoy, pero debe ser que luego del viaje aún estoy desorientado en el tiempo.

    Cuídate, Piper, y que te vaya bien en la secuela de Heroes de Cajón y tus demás proyectos. Te reto a que en la aventura de Garra consigas poner o hacer referencia al mejor ejemplo que te den para terminar la frase del ejercicio XD. Sería un gran logro, si llega a ver un ganador (y sino, al menos por twiter publicalo, que de seguro a alguien más que a mí le daría ilusión XD).

    ResponderEliminar
  2. Muy buena la información. Yo sé escribir humor. Me ha gustado saber ciertas cositas. Y en el ejercicio, yo pondría....
    Era el fin de una vida.El descenso de un héroe que lo dio todo por su país. Ahora solo deseaba agradecer a Dios, suspirar, mirar por la ventana del tren, destapar una gaseosa y pensar que al fin podía tener sexo salvaje sin preocupaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja. Qué atrevida. Yo tanteo el humor por los laditos, pues me falta mucha experiencia aunque me gusta darle un poco de color a mis narraciones.
      En estos momentos estoy planeando la segunda parte de Héroes de cajón y debo cambiar de tono, pues vengo de escribir una novelita corta con tintes apocalípticos.
      Muchas gracias por el comentario, cuídate

      Eliminar
  3. Era el fin de una vida. El descenso de un héroe que lo dio todo por su país. Ahora solo deseaba agradecer a Dios, suspirar, mirar por la ventana del tren, destapar una gaseosa...
    Pero, repentinamente se dió cuenta que su mujer se había gastado todo la plata en maquillaje Avon y no le alcanzaba ni para el taxi de regreso a casa.


    Ok. Se que esta Sad y muy melodramatico, pero si yo leuria eso me saldría la risa.

    Muchas veces, lo que nos hace reír a uno, no lo hace con los demás.

    Amo el humor. Soy fan de él.
    Me gusta que sea ingenioso y abstracto.

    Gracias por esta información, no sabía que existia una definición así (Bathos). Me ha encantado.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, ja. Qué poco gracioso fue eso. Ja, ja, ja. Mentiras, de eso se trata el bathos de incluir algo retorcido y gracioso en una escena dramática.

      Las aportaciones han sido muy buenas ja, ja, ja

      Eliminar

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs Web Statistics