8 consejos para sacarles jugo a los comentarios del blog

Llevar un blog es una tarea bastante laboriosa y, para muchos, un esfuerzo que puede robarles tiempo valioso (este año Antro Narrativo cumplirá 4 años de estar al aire, así que, aunque todavía me considero nuevo en esto, sé de qué estoy hablando).

Investigar sobre un tema, escribir el artículo, editar el artículo, borrar el artículo, escribirlo de nuevo, buscar imágenes adecuadas, optimizar la página, compartir los artículos sin spamear. En fin, es un proceso de nunca acabar. Sin embargo, se puede caer en el error de convertirlo en algo mecánico y olvidamos un aspecto de suma importancia: conversar con los usuarios. Oír y hablar con tu blog es una de las claves para el éxito del mismo.


Aunque ni he empezado, ya te estarás preguntando qué carajos quiero decir cuando te mando a conversar con tu blog.

Te lo explicaré de forma más práctica: has terminado el artículo de esta semana, le das al botón de publicar y luego al de compartir, pero como ya eres experto, programas los horarios en cada red social. Te sientas a esperar, con orgullo. ¿Has terminado?

Para nada, la acción está por empezar. Llega el momento de interactuar y hablar con los lectores. Dejar pasar a los visitantes que se toman la molestia de comentar un artículo puede ser una oportunidad perdida.


¿Qué beneficios trae conversar con los lectores de nuestro blog?

Añade profundidad a un tema. Pongo como ejemplo el artículo sobre la dificultad de inscribir una obra en Derechos de autor por la obligatoriedad de poseer el seudónimo registrado en una notaria. 

Si lees los comentarios (¡41 comentarios!), te encontrarás con que muchos de los visitantes realizaron el ejercicio en diferentes notarías. Algunos explican el resultado, solucionan el problema y hasta aportan enlaces de descarga como este. Creo que con todos he conversado y es sorprendente el alcance de esta publicación (cuya actualización llevo postergando desde hace varios días).

Oír y conversar con tu blog añade mayor profundidad, pues muchos aportan su granito de arena y el artículo se convierte en un mejor recurso para el futuro.

Fomenta la lealtad y crea amistad. Desde que tengo el blog he hecho muchos amigos, que regresan una y otra vez en busca, ya sea de información, de una comunidad a la que pueden pertenecer o de un amigo.

Escucha, valora y responde a los comentarios de tus visitantes. ¿No te has sentido mal cuando comentas en un artículo y (mucho tiempo después) nadie te ha respondido?

Puedo mencionar algunos amigos cercanos que he hecho mediante la interacción con el blog: Javier Valladolid, que es un escritor experto en ciencia ficción y aporta su sabiduría en muchos de mis artículos; Juan Diego Arteaga, a quien encuentran en este blog, es un gran amigo venezolano que comenta en la mayoría de mis artículos y es un gustazo responderle. Juan Diego, además, escribió el artículo 26 razones para leer Héroes de cajón y acaba de terminar el fanfic de la novela (que espero publicar pronto. Gracias, amigo). Con Gissel Escudero también suelo encontrarme en los comentarios. Gissel hace parte de los blogueros latinoamericanos que publiqué hace un tiempo.

Puedo mencionar a muchos más, como Lorenzo Salgado, Damiana Alvarez y los cientos de anónimos que me regalan sus puntos de vista. 

Como pueden ver, el blog sirve para crear amigos y crear fidelidad.

Ufff, qué preludio. Ya hemos visto los beneficios de oír y conversar con tu blog, ahora veremos algunos consejos para saber hacerlo a la altura y sacarle provecho.


1. Organízate

Una de las mayores quejas, en especial de los escritores, es que el blog nos roba tiempo valioso que podríamos estar usando en nuestro arte. Puede ser cierto, pero el truco está en organizarnos.

Así como sacas tiempo para investigar y redactar el blog, deja un momento para responder a los comentarios. Te expondré mi caso: como soy independiente, por lo general doy respuesta inmediata a los comentarios tras la notificación. Si no es posible lo hago en las noches, cuando estoy relajado. 

Encuentra el tiempo en tu agenda. Puede ser los fines de semana, un día específico a una hora específica. Tú verás, pero no pierdas el rumbo, que muchas veces pasa el tiempo, lo olvidamos y se convierten en esos comentarios sin respuesta que no deseamos tener.


El horario quedó perfectamente organizado en tu IMAGINACIÖN
Veo que ya le cogiste el ritmo a la planeación 


2. No temas preguntar

Una de las claves para obtener comentarios en un artículo es incluir preguntas al final. Si revisan mis entradas, la mayoría posee un par de preguntas resaltadas. Eso invita a comentar y da puerta abierta al hilo de comentarios.

El truco está en no quedarnos ahí. Si alguien comenta algo puedes responder e incluir otra pregunta en la respuesta, de esta manera abrimos un nuevo hilo y llevará a otra respuesta. Es muy agradable conversar con alguien de esa manera, pues quedas con la expectativa de qué te irán a contar. Por otro lado, el usuario podrá extender su idea y profundizar en el tema. Útil, ¿no?


3. Amplía la respuesta

Muchas preguntas y comentarios pueden dar lugar a nuevos artículos, tanto en tu propio blog como en el de terceros. 

Me sucedió en dos casos especiales: el artículo Guía básica para calcular distancias en un mundo de fantasía nació tras la pregunta de un visitante en otro artículo. La serie de entradas sobre cómo describir los ojos de los personajes asiáticos es consecuencia de una pregunta en 3 razones para no usar alimentos al describir personajes negros.

Luego de que has publicado ese nuevo artículo, lo incluyes como respuesta en la entrada origen y de esa manera creas nuevos enlaces internos.

Como puedes ver, estar atentos a las necesidades de los visitantes puede ser el inicio de nuevos artículos en los que mejoras la información o abordas algún aspecto que no habías tenido en cuenta.

4. Que valga la pena el esfuerzo

Si te tomas la tarea de responder a cada comentario del blog, haz que valga la pena. Piensa antes de escribir e incluye una respuesta que sea de utilidad para los demás. Por lo general doy las gracias e intento demostrar que he puesto atención y que mi respuesta está acorde con el comentario del usuario. Si es algo en lo que no estoy de acuerdo se lo hago saber de forma respetuosa o prefiero no hacerlo.

5. Debes escuchar

Aunque es tu blog y en él puedes escribir lo que te da la gana, escucha a tus visitantes. Presta atención a sus necesidades y que la interacción no sea un monólogo en el que ambos vayan en direcciones opuestas. Escucha.


6. No escuches si es necesario

Aunque este consejo va en contravía del anterior, en algunos casos es mejor hacerse el de los oídos sordos. Aunque la sección de comentarios es un espacio abierto al debate y la libre expresión, cuando este sobrepasa los límites, es necesario que empieces a controlar y moderar.

Evita el spam y a los haters que nunca faltan. Establece pautas y no permitas que te hagan sentir mal si tienes poca resistencia a las críticas, las burlas o los ataques. Modera y no publiques esos comentarios destructivos si lo consideras conveniente, aunque debes saber distinguir muy bien entre ataques directos y alguien que simplemente no esté de acuerdo con tu punto de vista.

Tras el artículo sobre el uso de alimentos para describir personajes negros, recibí algunos ataques en redes sociales y muchos autores estuvieron en contra de esta posición. Varios comentarios se pasan de agresivos. Es poco probable que puedan lastimarme con esos juegos por lo que les seguí la corriente y terminé troleándolos a ellos. Punto final.

Los temas de mi blog no son del agrado de muchos por lo que ya es pan de cada día.

En tu caso, haz lo mejor para el blog así te cataloguen de censurador. Llevar un blog no es fácil. Es tu casa y te has matado el lomo para que vengan otros a armar desorden.

7. Usemos el correo electrónico

Esto es algo nuevo que estoy probando. 

Si alguien pregunta algo en el blog o realiza un comentario que merece una ampliación, le envío un correo electrónico para avisarle.

Sí, sé que dirás que hoy en día las páginas traen una particularidad que te envía el correo cuando alguien comenta en el mismo artículo, pero he tenido buenos resultados al momento de hacerlo más personal. También puede usarse si preguntas algo en los comentarios y no te responden.

Si no me crees, te recuerdo cuántas veces has hecho un comentario dentro de una conversación y queda a medias porque la otra persona no regresó al blog.


8. Amplía los invitados

Si alguien te pregunta o te comenta algo relacionado con el artículo o no, puedes invitar a otra persona para que comente o amplíe tu respuesta, de esa manera no depende solo de ti y la conversación va a mejorar del cielo a la tierra.

Por ejemplo, si alguien me preguntase sobre x tema y no tengo tiempo para investigar, desconozco de qué trata o sé de alguien a quien le encanta hablar del asunto, puedo contactarlo e invitarlo a participar de los comentarios. De esa manera ganamos todos, porque el invitado podrá hacer alarde de su experiencia y, con seguridad, ganar tráfico hacia su blog.

Hasta el momento no he necesitado de esta técnica pero la tengo entre mis trucos bajo la manga.



Ufff, vaya que me cansé con este artículo, pero lo tenía en remojo desde hace varias semanas.

Antes de irme quiero comentarles que ya realicé el sorteo del paquete de libros con los suscriptores del blog y los felices ganadores serán informados hoy en la tarde. Al final, por el número, fueron 4 los ganadores. 

Ahora sí, ¿cómo te pareció el artículo? ¿Te ha pasado como a mí, que dejas un comentario en un blog y jamás te responden? ¿Eres de los que jamás responden a un comentario😈😈? 

Como siempre, tus comentarios son importantes.

7 comentarios:

  1. En mi caso, suelo contestar a todos. Bien es verdad que mi blog no está enfocado de manera profesional. PUblico relatos, un concurso y algún artículo sobre narrativa. Eso sí, no suelo contestar de inmediato. Si es un relato, dejo que los comentaristas vayan aportando su opinión e interpretación, prefiero dejar ese tiempo para que mis respuestas a los anteriores no influyan en los nuevos. De esa manera detecto si el relato se entendió, si entretuvo, si el efecto que intenté fue percibido... cosas así.
    La verdad es que cuando comento en algún no suelo regresar a por la respuesta. ¡No me da la vida para tanto! Lo que no me entra en la cabeza es que el contenido de tu blog pueda molestar a alguien. Un blog de consejos narrativos, con un enfoque distinto, haciendo especial hincapié en evitar los prejuicios en los que solemos caer... ¿quién puede sentir la necesidad de emitir un comentario grosero? Bueno, así están las cabezas por ahí.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, amigo David. Gracias por comentar. Cómo bien dices, cada uno tiene su ritmo y muchas veces no podemos dar abasto con los comentarios. Al menos, en mi caso, son graneados, lo que me da la oportunidad de responderlos casi a todos.

      La verdad, no conozco tu blog y así como lo presentas se ve interesante. Me pegaré una pasada a saludarte.
      Por otro lado, aunque no lo creas, son muchos los detractores del enfoque de mi blog, pero como dices, así están las cabezas por ahi.

      Saludos y de nuevo, gracias

      Eliminar
  2. Hay otro asunto, querido amigo: puedes seguir un blog por simpatía con el autor, pero que no sea de tu temática y no tengas gran cosa que aportar (y para decir necedades...). Ahora bien, coincidiendo con David, tampoco puedo entender que haya visitantes que se dediquen a malmeter y a ser groseros, ni con tu blog ni con ningún otro. Si no te va lo que dice el autor, ahí está la puerta, como se dice. Me consterna que haya gente con tan nula capacidad de autogestionar sus emociones.

    Un abrazo, Piper, de esta que seguro encontraría más puntos de encuentro contigo en un vis a vis. Y, por descontado, mi simpatía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, querida Marian. Cómo siempre, es un placer leerte. Muchas gracias por salvarme la espalda con lo del título :). En cuanto a lo que dices, tienes eazon, muchos siguen los blogs (seguimos) pero no estamos acostumbrados a comentar. Si lo analizamos bien, es una tarea que todos deberíamos hacer cuando leemos un artículo. Los comentarios lo valorizan y le dan poder. Creo que me propondre a hacerlo este año.
      Cuídate y debes saber que estoy a la espera de que publiques para devorarme tus letras.
      Muchas gracias por pasarte

      Eliminar
  3. ¡Guau, pero que mención tan inesperada!

    Bueno, miento, durante toda la lectura la veía venir, pero admito que llevo tanto tiempo usando pseudonimo que el hecho de leer mi nombre me asombra. Supongo que me tendré que acostumbrar.

    Yo comencé a contestar comentarios estando en wattpad, y desde entonces se me ha vuelto casi un hábito. Ha sido una cuestión de ir aprendiendo a administrar el tiempo, pero admito que cada vez que veo un comentario me descarrilo un poco para responderlo, todo emocionado, porque significa que al menos alguien ha dedicado algo de su tiempo para opinar al respecto de lo que he escrito, cuestión que siempre es un buen gesto.

    De resto, en estos días he tenido problemas en la vista, por lo que he tenido que mantenerme lejos del computador; espero ir pronto al oftalmologo, no sea que se convierta en algo grave.

    Cuídate, Piper; ojalá en todo te vaya bien. Espero decirte pronto buenas noticias respecto a mis ojos, y ojalá pueda conocer tu opinión respecto a mi fanfic (que como vas a publicar, creo que no te horrorizó). De paso, gracias por la mención, aunque era innecesaria... (rápido, retírate antes de que no puedas fingir la humildad...

    XD).

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola, piper! A mí sí me ha pasado, comentar y que no me contesten. En esos casos no vuelvo a comentar, más que nada porque no tengo la certeza de que se lean. Yo siempre contesto, palabra.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Luna. Gracias por comentar. A mí me ha pasado mil veces que no respondan un comentario. No nada. En especial en blogs de temas raciales. Y a ratos, cuando me axuerdo, paso por esas páginas para darme cuenta de la triste realidad. Es un tanto frustrante por el esfuerzo que te tomas en dejar tú opinión. Besos y abrazos

      Eliminar

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs Web Statistics